Redacción / Ciudad de México.

Pese a la ilegalidad y contrario a las reformas hechas a la ley para la protección de los niños migrantes, el Instituto Nacional de Migración (INM) tiene a varios menores extranjeros en condiciones precarias, encerrados en un solo cuarto, aglomerado en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM); un lugar que no tiene ni ventanas y siempre tiene la luz encendida.

De acuerdo con información del diario Reforma, a partir del 11 de enero de este año, el INM declaró que ya no albergaría a menores en sus estaciones migratorias ni las provisionales; sin embargo, entre el 7 y el 8 de julio, al menos 15 infantes fueron detenidos en una de sus habitaciones, entre ellos había desde lactantes hasta niños y adolescentes.

Para ello adaptaron literas y colchonetas en el piso para mantener ahí a los menores, lo que generó que, aunado a los que ya se encontraban en el lugar, empezaran a amontonarse en las habitaciones.

Del mismo modo, Reforma reunió testimonios en los que se denuncia que la habitación parece una celda, que los menores son vigilados por personal privado y nadie puede salir por su voluntad.

Tal situación derivó en que organizaciones migrantes prestaran especial atención en el tema; por ello Sin Fronteras IAP pide a organizaciones civiles vigilar que se respeten los Derechos Humanos de los niños, y en general de los extranjeros, que llegan al país.