**La tortilla se convirtió en un producto esencial, hasta al grado de incrementar las ventas**

La situación que se vivió por la pandemia del Covid-19 fue muy crítica en Estados Unidos, algunas tortillerías cerraron por diferentes motivos, pero nuestra fábrica se mantuvo, para poder abastecer de nuestros productos a todas las empresas a las que vendemos”, precisó Erasmo Ponce, migrante originario de Chinantla, Puebla.

El también conocido como “Rey de la tortilla” comentó que por el tema de la pandemia se vieron afectados muchos migrantes, pero la tortilla, al ser un alimento de primera necesidad, continuó su producción y hasta se incrementó por la escasez.
“En medio de la pandemia hubo una situación difícil con el personal, por lo que tuvimos que fumigar la fábrica, pusimos gel y detectores de temperatura en cada zona, se cerró el comedor y se colocaron mesas individuales para ayudar a la gente; se apoyó a los trabajadores y no hubo ningún contagio”, enfatizó Erasmo Ponce en entrevista exclusiva para Enlace Noticias.

“No hubo ningún contagio en la fábrica, fue muy loable para nosotros, ya que en otras industrias muchos se enfermaron y hasta hubo decesos, y afortunadamente, nosotros no tuvimos ningún caso de Covid-19”, reiteró.

Agregó que a pesar de que hubo escasez de maíz porque muchos no sembraron, él fue precavido y tenía las reservas necesarias, eso los ayudó a continuar su trabajo en medio de la adversidad.
Apoyo a migrantes

Dio a conocer que debido a la situación complicada que se estaba viviendo en Estados Unidos, la familia del empresario poblano se oponía a que continuara laborando, pero él no únicamente iba al trabajo, sino que salía a repartir despensas a los migrantes más necesitados.

“Me siento agradecido de no haberme contagiado, pese a que estuve en contacto con mucha gente que acudía a recibir los apoyos, con voluntarios, organizadores, envasadores”, dijo al añadir que su estado de salud es bueno.

Mencionó que muchos migrantes perdieron a sus familiares, a quienes llevaban el sustento a sus hogares; el apartamento en el que vivían estaban a punto de perderlo, muchas familias quedaron desamparadas, “la situación fue muy crítica”, subrayó.

Señaló que después de la vacunación, la gente está más contenta, los negocios ya abrieron un 80 por ciento, los horarios se extendieron para que permanezcan más tiempo dando servicio, las personas pueden estar sin cubrebocas, lo que les está dando esperanza para volver a la normalidad.

Con respecto a la vacunación del país, el empresario opinó que se está haciendo lo posible para vacunar a todos los mexicanos, la cifra de vacunados supera a la de otros países de Norteamérica, y no se puede comparar con EU, porque es un país primermundista.