Diversas provincias pertenecientes al país de Pakistan, han tomado medidas drásticas, pues la tasa de inmunización es bajísima.

Una de las provincias que ha implementado esta medida, es la provincia de Punyab, Pakistán, en donde el portavoz de los Servicios Sanitarios, Hamad Raza, señalo que al principio solo era una pequeña porción de la población que no querían vacunarse, pero tras rumores y desinformación la porción aumento y esto orillo al gobierno a tomar medidas drásticas.

Explico, además, que el Gobierno local cortará el servicio de teléfono a aquellos ciudadanos que se nieguen a recibir la vacuna contra el coronavirus y en otras regiones han retenido el pago salarial, esperando que esto aumente el número de personas vacunadas.

Estadísticas indican que solo 10,5 millones de dosis se han administrado entre los 220 millones de habitantes. Por esto, en otras zonas como Sind, los funcionarios retuvieron el salario a los que no quieren recibir su vacunación anticovid.

La campaña de vacunación en este país fue impulsada con el apoyo de China y se ha visto obstaculizada por la falta de confianza e incertidumbre que tienen los habitantes sobre los efectos secundarios y reacciones al tratamiento.

Cabe hacer mención, que el Gobierno de Pakistán ha registrado 21 mil 500 muertes por COVID-19, aunque dicha cifra se considera muy por debajo de la realidad, debido a la falta de pruebas detectoras y la evasión de los ciudadanos hacia las autoridades.