Redacción / Ciudad de México

Vendedores de distintas ferias cambian su mercancía por despensas o ayuda económica, esto a raíz de la emergencia sanitaria y de que se cerraran las iglesias, donde acostumbraban poner sus juegos cuando había fiestas patronales.

Sus alcancías eran los premios que daban en sus puestos, ahora es lo que intercambian por bolsas de arroz, lentejas, frijoles, salchichas, papel de baño, entre otros productos.

Las alcancías que intercambian o venden son fabricadas en San Matías Tlalancaleca, Puebla, por lo que los comerciantes aseguran que cada vez que venden una, se llenan de alegría al saber que ayuda a las personas que están detrás de ella.

En el centro de acopio Gran Canal, hay seis familias que viven en sus remolques y sales dia a día a intentar sobrevivir porque su fuente de trabajo se encuentra paralizado.

 “Así como a nosotros, a muchos se les han cerrado las puertas de trabajo. Yo ya ni para el gas tenía. Hay gente que te arrima una bolsita de arroz, una de frijoles y me siento muy agradecida, pero ¿con qué lo haces?, de dónde sacas el agua, el gas, el jitomate…”, comentan.