Abraham Onofre / Chiautla de Tapia, Pue.

A solo unos días de haber tomado la nueva administración el edil Reyes Miranda en Chiautla de Tapia, los ciudadanos ya empiezan a denunciar el abuso de autoridad por parte de los policías municipales, quienes actúan sin una preparación para seguir de manera adecuada los protocolos, los hacen de manera irregular poniendo en riesgo la integridad de los chiautecos.

Tal es el caso de Rosa N., quien junto a su amiga fue detenida, pero denuncian una serie de irregularidades por parte de los elementos, al grado de pensar que la detención se trataba de un secuestro.

Los hechos ocurrieron la noche del pasado miércoles, cuando Rosa se encontraba con su amiga ingiriendo bebidas alcohólicas en una calle; de pronto, de acuerdo con las declaraciones de la joven, su acompañante empezó a fumar un cigarro de marihuana.

Al ver este comportamiento, dos policías mujeres y tres hombres se acercaron y les dijeron que las iban a detener por lo que estaban consumiendo, a lo que las jóvenes argumentaron que su consumo era medicinal y no estaban violentado la ley; sin embargo, se las llevaron detenidas.

Según el relato de Rosa, los policías les dijeron en el camino que irían a cargar gasolina y que se desviarían del camino para llenar los tanques de la unidad y posteriormente las llevarían a la comandancia. Sin embargo, las cosas no pasaron así, pues se llevaron a las mujeres rumbo a la localidad de Tlancualpicán.

Las féminas observaron cómo los elementos activos detuvieron la patrulla en la carretera Tlanculapican-Huehuetlán, lugar donde retuvieron a las víctimas por más de 3 horas.

La afectada señaló que en diversas ocasiones les preguntaron a los policías por qué estaban detenidas ahí y no en la comandancia, pero los elementos las ignoraron y, lejos de dar una respuesta, las amenazaron y las intimidaron, diciendo que si no se comportaban, algo malo podía pasarles.

Rosa declaró que a pesar de tener miedo por lo que podía pasar, porque incluso llegaron a sospechar que era un secuestro, sabía que su familia la buscaría, pues antes de la detención llegó a mandar un mensaje a su amiga donde decía que estaba siendo detenida y que la llevarían a la comandancia de Chiautla.

Por ello, al pasar las horas y que no llegaban los elementos junto con las jóvenes, familiares y amigos ejercieron presión en las autoridades para que dieran información sobre el estado de Rosa y su amiga; fue ahí donde por fin llegaron a la comandancia y les cobraron una multa de 5 mil pesos para dejarlas en libertad, ahí estuvieron solo alrededor de 15 minutos.

Las víctimas exigen que las autoridades investiguen a los elementos municipales y que expliquen por qué las retuvieron tanto tiempo en un lugar en el cual peligraban y que se prestaba para abusos incluso sexuales por parte de los elementos.

De acuerdo con declaraciones de un licenciado en Derecho, según la ley, se puede portar hasta 20 gramos de marihuana para uso personal, lo correspondiente a 4 cigarros, por lo que el actuar de los elementos y la irregular detención por más de 3 horas en un lugar no autorizado podría catalogarse hasta como un secuestro exprés.