En el municipio de Aculco perteneciente al Estado de México, un hombre en estado de ebriedad llegó a su casa donde se encontraban su esposa y su hija 12 años de edad a quienes les arrebato la vida tras enterarse que estaban contagiadas de Covid.

Tras degollar a su esposa quien presentaba problemas renales, hizo lo mismo con su hija y posteriormente se colgó de un travesaño de cemento, quedando muerto a los poco minutos de haber asesinado a sus familiares.

Familiares de Alejandra, esposa de Pedro, acudieron al domicilio de la familia, ubicado en el municipio de Aculco.

Al llegar a la Manzana 3 del poblado del Azafrán, una construcción, los familiares ni siquiera pudieron entrar a la casa: en el jardín, pendiente de la estructura de cemento donde se colocó un columpio, encontraron el cadáver de Pedro. El cuerpo del hombre de 43 años tenía una cuerda sujeta al cuello y estaba amarrada en el travesaño de la estructura.

Además de medicamentos, los agentes hallaron las pruebas de laboratorio que señalaban que la mujer y la niña habían dado positivo a Covid.

Cuando policías y paramédicos acudieron, los vecinos les informaron que la noche del sábado escucharon a Alejandra exigir a gritos a su esposo que dejara de tomar.