La donación de órganos, tejidos y células es un gesto altruista, considerado como el mayor acto de amor entre los seres humanos. En la actualidad, hay miles de personas que necesitan de un trasplante para seguir viviendo o mejorar su calidad de vida.

Antes de la pandemia en el IMSS de puebla se realizaban 110 trasplantes anuales, lo cual significa más vida para aquellas personas con problemas en algunos de sus órganos. Con la llegada de la pandemia este tipo de operaciones se vio obligado a tener una pausa.

Desde su nuevo arranque en abril hasta el día de hoy se han realizado 23 trasplantes, pero se necesita que más personas se unan a esta causa, pues la lista de esperas buscando un donante es muy larga.

En México, la Ley General de Salud establece que la donación es el “consentimiento tácito o expresado de la persona para que en vida o después de su muerte, su cuerpo o cualquiera de sus componentes se utilicen para trasplantes”.

Entre los órganos disponibles para donación están los riñones, pulmones, corazón, hígado, páncreas, extremidades, además de tejidos.

De acuerdo con el Centro Nacional de Trasplantes (Cenatra), una donación tácita es cuando no se manifiesta en un documento la negativa para que después de la muerte, se donen sus órganos, aunque el consentimiento tendrá que ser otorgado por algún familiar.

Mientras que una de tipo expresa se refiere a cuando se manifiesta la voluntad de donar órganos en vida o después de la muerte, de forma escrita o verbal.

Para lo anterior es necesario tramitar el Documento Oficial de la Donación, el cual es expedido por una autoridad sanitaria competente para este fin. Tal es el caso del Centro Nacional de Trasplantes.