Hoy lunes 18 de octubre inicia el proceso de desconversión de hospitales Covid para que continúen brindando atención a la población en general, esto ante la tendencia descendente en la curva de contagios y la baja en la ocupación de camas para enfermos con coronavirus.

Uno de los hospitales que regresa a la normalidad en cuanto la atención a los pacientes es el de Izúcar de Matamoros, el cual a finales de julio regresó a convertirse en centro Covid debido al alza de casos positivos, pero con una curva a la baja regresa a su antigua normalidad.

“Para la desconversión, prácticamente serían todos los hospitales Covid con excepción del Hospital General de Cholula; de igual forma se desconvertirían parcialmente los Cessas que tenemos con pacientes Covid”, indicó el secretario de Salud en Puebla, Antonio Martínez García.

Puntos de vacunación para rezagados
Por otro lado, el secretario de Salud informó que habrá solo seis puntos masivos para atender a la población que, por alguna razón, aún no ha sido vacunada.

Los puntos que atenderán a dicha población se ubican en los municipios de Amozoc, Atlixco, Huejotzingo, Izúcar de Matamoros, San Andrés Cholula y San Martín Texmelucan.

Aforos al 100% de actividades económicas
El gobierno poblano autorizó mediante decreto que todos los sectores económicos, incluidos bares y antros, así como las actividades culturales, sociales y religiosas, reabran al 100% en aforo y con extensión de horarios, debido a que han bajado los contagios de la pandemia de Covid-19.

Miguel Barbosa Huerta, ratificó que la entidad se encuentra en condiciones de dar ese paso de regresar a las actividades, pero sin descuidarse las medidas sanitarias, por lo que no debe haber relajamiento social, ya que, de lo contrario, se revertirá la decisión.

La Iglesia Católica mantiene medidas preventivas
Pese a lo determinado por el gobierno estatal, la Arquidiócesis de Puebla ha decidido mantener las medidas preventivas en todos los templos a su cargo, “para evitar que el número de contagios vuelva a elevarse”.

En una circular enviada a todos los sacerdotes responsables de templos se indica que se mantiene el uso obligatorio de cubrebocas, toma de temperatura, aplicación de gel antibacterial, la conservación de la sana distancia y la desinfección constante de las instalaciones religiosas.

Además, exhorta a las personas vulnerables y a las que presenten algunos síntomas relacionados con la pandemia, participen de las ceremonias litúrgicas desde sus hogares, a través de los medios digitales.