Redacción / Ciudad de México.

El Gremio Gasero Nacional mexicano protestó este lunes con un paro de labores indefinido y cierre de calles por el aumento de precio del combustible definido por la Comisión Reguladora de Energía (CRE) en medio de los cambios energéticos del Gobierno.

Los gaseros se manifestaron frente a la Secretaría de Energía (Sener), en el sur de Ciudad de México, donde advirtieron de la huelga de 10.000 empleados, 6.500 unidades y más de 100 estaciones en el Valle de México, con la posibilidad de incorporar más regiones del país.

La protesta ocurre por el incremento “sorpresa” desde 13,08 pesos (unos 0,65 dólares) en la tarifa de litro de gas licuado de petróleo (LP) hasta el actual de 13,30 (0,67 dólares), lo que reduce su comisión a 50 centavos (apenas 0,025 dólares), expuso Enrique Medrano, vocero del gremio.

Los gaseros se han enfrentado al Gobierno desde la primera semana de agosto tras la creación de la empresa estatal Gas Bienestar y los topes máximos a los precios del combustible.

El presidente Andrés Manuel López Obrador, promotor de estos cambios, ha amagado con denuncias penales a los gaseros que interrumpan el suministro.

El vocero del gremio reconoció que el Gobierno “ha sido respetuoso”, pero señaló que se agota su paciencia para hallar una solución a la definición de precios, por lo que insistió en la manifestación y en el paro de labores.