Redacción / Internacional

En el estado de California, en Estado Unidos se ha declarado ilegal quitarse el preservativo durante el coito sin el consentimiento verbal de la pareja, una práctica comúnmente conocida como “stealthing”.

Gavin Newsom, gobernador de este estado, confirmo que el pasado jueves firmó el proyecto de ley, donde esta práctica se consideraría como una agresión sexual.

“Al aprobar este proyecto de ley, estamos subrayando la importancia del consentimiento”, expresó a través de redes sociales la oficina del gobernador.

Cristina García, miembro de la asamblea de California y quien presentó el proyecto de ley, aseguró que quitarse el condón sin consentimiento “no sólo es inmoral, sino ilegal”.

De acuerdo con esta ley, todo aquel que “provoca el contacto entre un órgano sexual, del que se retiró un condón, y la parte íntima de otra persona que no dio su consentimiento verbal para que se retire el preservativo” estará cometiendo una agresión sexual.

Aprobada esta ley, el estado de California se convierte en primero del país que prohíbe específicamente esta práctica, en el cual se podrían llegar a exponer a las víctimas de un embarazo no deseado o que de contagian de enfermedades de transmisión sexual.