Abraham Onofre / Huitzilac, Mor.

Alrededor de 200 habitantes de Huitzilac, Morelos, detuvieron, golpearon y quemaron a dos masculinos acusados supuestamente de robo y secuestro. Los dos presuntos delincuentes perdieron la vida por las quemaduras, confirmó la Comisión Estatal de Seguridad (CES).

Las personas del lugar aseguraron que estos hombres intentaron privar de su libertad a una menor de edad de una vivienda ubicada en el barrio La Purísima de la cabecera de Huitzilac, minutos antes, los mismos sujetos ya habían robado varias pertenencias de ese hogar.

De acuerdo con los reportes oficiales, los hechos ocurrieron alrededor de las 13:30 horas del miércoles 29 de septiembre. Los propios familiares de la menor fueron los que impidieron su privación ilegal de la libertad con ayuda de unos 20 vecinos de ese lugar, deteniendo y golpeando a los supuestos delincuentes.

Hasta la calle Matamoros, del barrio la Purísima, llegaron las patrullas que acudieron al llamado de un delito, pero entre las 20 personas evitaron que se realizara el arresto, por lo cual siguieron golpeando a los hombres y señalaron que ellos mismos llevarían, por sus propios medios, a los presuntos responsables al palacio municipal.

Al llegar al palacio municipal de Huitzilac, los pobladores evitaron que los presuntos delincuentes fueran atendidos por paramédicos. Policías buscaban negociar con la turba enardecida, pero ésta se negó a que los retenidos fueran encerrados en los separos.

Después de unas horas llego Ulises Pardo Bastida, alcalde de Huitzilac, para intervenir en el disturbio e interrogar a los supuestos ladrones, quienes respondieron que eran procedentes de Jiutepec.

Esta intervención no sirvió de nada, pues ante la llegada de más gente del municipio, encararon al alcalde, le reclamaron por reaccionar de forma tardía e incluso algunos de los ciudadanos ahí concentrados le manotearon y empujaron; autoridades municipales, policías y funcionarios fueron amenazados.

Ante estos hechos se emitió la alerta de ayuda, para que se activara el protocolo antilinchamientos en Morelos; sin embargo, los refuerzos nunca llegaron.

Alrededor de las 16:00 horas los pobladores comenzaron a lanzar cuetes, como señal para reunir a más gente, varios llegaron con garrafas de gasolina e incluso exigieron a reporteros no grabar y alejarse de la zona de la comandancia.

Fue como a las 17:30 horas, cuando aproximadamente 200 personas, las cuales se negaron rotundamente a entablar diálogo con las autoridades, arrojaron gasolina a los dos acusados, tomaron sus encendedores y les prendieron fuego.

Algunos pobladores se aseguraron que nadie grabara el momento cuando los hombres fueron quemados, quitándoles celulares a los que estaban presentes.

El jueves 30 de septiembre, las autoridades del estado de Morelos lograron identificar a los dos hombres, se trataba de José Luis Jaime Vital, de 35 años, originario del estado de Morelos, y Enrique Manuel Solano, de 21 años, quien nació en Guerrero; ambos tienen registros de estar involucrados en diversos delitos.

Que han dicho las autoridades

El fiscal de Morelos, Uriel Carmona, reveló que los hombres linchados venían con otros dos sujetos con la intención de cobrar dinero a una familia. Añadió que cuando las personas les prendieron fuego a los individuos uno de ellos ya se encontraba sin vida.

El secretario de Gobernación de Morelos, Pablo Ojeda Cárdenas, justificó la inacción de las fuerzas de Seguridad ante el linchamiento, al asegurar que se valoró no poner en riesgo a los policías que atendieron el caso, así como a la turba que estaba participando en estos hechos violentos.

Detalló que los primeros respondientes fueron 10 policías, a los que posteriormente se sumaron 30 más y, finalmente, fueron reforzados con un contingente de 25 policías antimotines. A pesar de ello, no pudieron intervenir porque eran superados en número.

Ante estos hechos el gobernador de Morelos, Cuauhtémoc Blanco, aseguró que “su gobierno no pacta con quienes han querido quitar la paz en el estado y no nos tiembla la mano para llevar a justicia a quienes hacen daño a la población”.