Un caso de la enfermedad de las “vacas locas” fue detectado en una granja del suroeste de Inglaterra, informaron las autoridades sanitarias de aquel país, quienes descartaron riesgo para la salud alimentaria de la población.

El caso de Encefalopatía Espongiforme Bovina fue detectado en una granja de la localidad inglesa de Somerset, por lo que de inmediato el bovino fue separado del lugar para evitar que más ejemplares se contagien.

“Se han implementado restricciones de circulación para detener el movimiento de ganado en el área mientras continúan las investigaciones para identificar el origen de la enfermedad”, señaló la Agencia Británica de Salud Animal inglesa.