**La pandemia les trajo pérdidas de hasta el 70 por ciento**

Juan Rubio / Izúcar de Matamoros, Pue.

La enfermedad del Covid-19 mató a más de 4.31 millones de personas alrededor del mundo desde que se detectó el primer caso en Wu Han en China; para evitar que nos contagiáramos tuvimos que colocarnos en una cuarentena y las actividades pararon de pronto.

El sector económico se vio severamente afectado, en Izúcar de Matamoros, como en el resto del mundo, las clases presenciales tuvieron que ser pospuestas y los alumnos y maestros tuvieron que continuar con sus actividades diarias a través de un dispositivo con conexión a internet, ya sea un celular, una tableta, una laptop o una computadora de escritorio.

Negocios como las papelerías que dependen en su mayor parte de las compras que realizaban los estudiantes, han estado agonizando, a punto de morir, sobreviviendo durante casi dos años, aferrándose a no ser un negocio más que tuvo que cerrar a causa de la pandemia.

En un recorrido que realizó Enlace Noticias por diversas papelerías de esta demarcación, los empleados y/o dueños expresaron que han pasado tiempos muy difíciles y han tenido que recortar su personal, además, de que su última esperanza para no tener que clausurar, es el regreso a clases presenciales en los próximos meses.

De acuerdo con el secretario de Educación Pública del estado de Puebla, Melitón Lozano Pérez, en la entidad la fecha tentativa para el regreso a clases sería el 30 de agosto, y las clases presenciales cuando el semáforo epidemiológico se encuentre en color verde.

Bajaron considerablemente sus ventas

Edith Zurita, quien lleva alrededor de 20 años laborando en la papelería “El Tintero”, ubicada en la calle Reforma, entre Benito Juárez y Niño Perdido en la zona centro de Izúcar de Matamoros, dijo que sus ventas se han desplomado desde que inició la pandemia.

“Ha sido muy complicado porque los gastos siguen corriendo… creo que (las ventas) han bajado un 50 por ciento en comparación a cuando los alumnos están en clases normales”, indicó.

“Lo que es aquí en el área de copias, un día común a lo mejor eran mil 500 o 2 mil pesos diarios, pero ahorita que está la pandemia, eso se baja a 800 o muchas veces hasta 300 pesos al día”, expresó.

En “El Tintero” llegaron a tener más de 6 empleados, pero durante la pandemia han tenido que reducir a su personal hasta la mitad; mientras que en papelerías “Margarita”, durante las temporadas pasadas de regreso a clases llegaron a tener desde 8 hasta 10 personas laborando en cada sucursal y ahora solo hay dos empleados en cada una. Esta cadena de papelerías cuenta con sucursales en Plaza de la Constitución, y las calles Ocampo, Benito Juárez, Hidalgo y Guerrero; todas se encuentran en la misma situación.

“Comenzó con pérdidas de 20% y ya de ahí se fue incremetando un poco más hasta llegar a un 60 o 70 % de pérdidas; al principio, a la semana se ganaban alrededor de 50 mil pesos en cada sucursal y ahora está bajando a 20 mil pesos más o menos, a veces se llega a ganar unos 15 mil”, explicaron.

Eva Ponce Ponce, dueña de la “Papelería Guerrero”, ubicada en la calle con el mismo nombre, entre Morelos y Allende y muy cerca del Centro Escolar Presidente Lázaro Cárdenas, dijo que sus ventas se han desplomado desde que comenzó la cuarentena provocada por la pandemia del Covid-19.

Manifestó que las clases a distancia le han afectado porque ya no vende igual, “me compraban lápiz, goma, sacapuntas, libretas y hojas diariamente, y ahorita ¿Qué vendo?, tengo toda mi mercancía de cuando comenzó la pandemia.

Comentó que antes de la pandemia vendía diariamente hasta mil 500 pesos y ahora vende cerca de 150 pesos en productos.

Productos y servicios son menos solicitados

Por otro lado, los empleados de las papelerías tomadas en cuenta en este sondeo, coincidieron en que, durante la pandemia, los clientes solicitan más las impresiones sobre papel, como cuadernillos para que los alumnos estudien en casa, así como planeaciones que se realizan una vez a la semana o dos veces al mes.

“Ahora los que más vienen son los de gobierno por hojas, copias, folders, ya lo que es papelería en sí para las escuelas casi no hay mucha (demanda)”, puntualizó Marco Antonio Flores, empleado de papelerías “Margarita” desde hace 6 años.

“Pues esperemos que sí haya un poco más de movimiento porque en sí no nos han asegurado nada de si van a regresar todas las escuelas, porque hay unas que no van a regresar, entonces esperemos que en cuanto regresen, igual se manejaría la sana distancia, una persona por familia, etcétera”, resaltó.

“Cuando bien me va, 300 pesos diarios, y ahorita vendo Kola Loka, papel china para quienes arreglan los santitos, cinta canela, cosas que no se ocupan en la escuela”, finalizó Eva Ponce, dueña de la “Papelería Guerrero”.