La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), ha advertido a las empresas expendedoras de gas LP que no respeten los precios oficiales, que se les revocara su permiso por parte de la Comisión Reguladora de Energía (CRE).

Para establecer precio máximo, la CRE retomará las 145 regiones en las que estaba dividido el país en diciembre de 2016 y por cada área calculará los costos de flete, de mantenimiento y operación, así como el precio al que las empresas compran el combustible, los impuestos que tienen que pagar, y establecerán un margen de ganancia para las empresas.

Ricardo Sheffield titular de la Profeco señaló que estos precios máximos impuestos no impiden la competencia, sino que se busca “una competencia justa”.

“Estos precios máximos deben respetarse porque cualquier expendedor, cualquier vendedor de gas LP, sea estacionario o de cilindros, pero particularmente de cilindros, que es en los que se han presentado más abusos que afectan a las familias que menos tienen” declaró Sheffield.

Ricardo afirmó “Vamos a estar muy atentos en la Profeco de cuidar que nadie se pase de rosca y respeten el precio máximo en cada una de las 145 regiones”, declaró.

La CRE informó que los precios que se manejarán en los 32 estados de la República podrán oscilar de acuerdo al municipio y región.

Por su parte la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) criticó la nueva regulación que establece topes a los precios del gas LP y advirtió de efectos irreversibles para la economía.

En un comunicado, dijo que el nuevo mecanismo pudiera provocar afectaciones irreversibles para la inversión y participación de nuevos actores, lo cual juega en contra de la urgente reactivación económica y la competitividad del país.