El gobierno federal, a través de la Secretaría de Salud, presentó un nuevo Semáforo de Riesgo Epidémico de coronavirus, tomando en cuenta nuevos parámetros de medición que permitan la recuperación de actividades sociales y económicas en todo el país.

A través de reporte, la dependencia de salud detallo que la metodología de riesgo ha cambiado, pues la relación de crecimiento de las curvas de casos hospitalizaciones y defunciones se ha modificado, además de que la velocidad de crecimiento en las curvas es diferente a comparación de la primera y la segunda ola de contagios.

Detalló que las modificaciones se realizaron en puntos de corte, considerando ponderación umbrales de puntaje total de la estimación del riesgo epidemiológico.

Los puntos a considerar en este nuevo semáforo son los siguiente:

1. Número de reproducción efectiva (Rt) de COVID-19

2. Tasa de incidencia de casos estimados activos por 100 mil habitantes

3. Tasa de mortalidad por 100 mil habitantes

4. Tasa de casos hospitalizados por 100 mil habitantes

5. Porcentaje de camas generales ocupadas en los hospitales de la Red hospitalaria para la atención de IRAG (Red IRAG)

6. Porcentaje de camas con ventilador ocupadas en los hospitales de la Red IRAG

7. Porcentaje semanal de positividad al virus SARS-CoV-2

8. Tendencia de casos hospitalizados por 100 mil habitantes

9. Tendencia de casos de síndrome COVID-19 por 100 mil habitantes

10. Tendencia de la tasa de mortalidad por 100 mil habitantes

Explicó que, en la nueva estimación del semáforo, se reasignaron los rangos de cada nivel de riesgo.

“De esta forma, transitar al nivel naranja demandará la implementación contundente y expedita de acciones de mitigación para evitar en lo posible la transición al nivel rojo” señala.

Restricciones por color

Al mismo tiempo, la Secretaría de Salud informo sobre la apertura y cierre de actividades socioeconómicas, en las cuales se propuso que para los niveles más altos de riesgo epidemiológico, se disminuyan las actividades que no estén tan ligadas a las actividades económicas esenciales de cada estado, y que al mismo tiempo son las que las que generan gran movilidad y contacto social.

De esta forma, se pretende que exista una recuperación económica y social sin arriesgar a los ciudadanos con más contagios del virus.