El programa de Acción Diferida para los inmigrantes llegados en la Infancia (DACA) violó la ley estadounidense cuando se creó y prohibió conceder nuevos permisos bajo este marco, así lo dictamino el juez de distrito en Texas, Andrew Hanen.

Esta decisión viene casi siete meses después de que Hanen escuchara los argumentos de las partes en esta demanda encabezada por el fiscal general de Texas, Ken Paxton, contra el beneficio federal, que ampara actualmente a más de 650 mil jóvenes indocumentados y que estaba abierto a nuevos solicitantes.

Hanen dijo que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) violó una ley administrativa con la creación de DACA y su operación continuada.

El juez estuvo de acuerdo con una parte de las demandas de Texas, presentada en 2018, junto a otros ocho estados republicanos y negó las solicitudes de los defensores del programa, encabezados por el Fondo México Americano para la Educación y la Defensa Legal (MALDEF), que representa a los inmigrantes en este caso.

El juez estadounidense refirió a una decisión tomada por él mismo en 2015 cuando falló en contra de un programa que buscaba cobijar a los padres de los “soñadores”, pero que nunca llegó a entrar en vigor por el fallo del juez texano.

Hanen aclaró que su decisión no requiere que el Gobierno Joe Biden tome ninguna acción de deportación o criminal en contra de los beneficiarios de DACA, y permitirá que se renueven los actuales amparos migratorios, que dan un permiso temporal de residencia y trabajo para sus beneficiarios.

“no sería justo finalizar de repente un programa gubernamental que ha creado tan notable dependencia”, señaló Andrew Hanen.