**Pedirán al mandatario una solución a 17 expedientes agrarios en la demarcación** 

Redacción / Mixteca Poblana. 

Campesinos de Izúcar de Matamoros, Chiautla de Tapia, Acatlán de Osorio y otras demarcaciones del estado de Puebla, estarán presentes este martes 13 de julio en la mañanera de AMLO, donde pedirán su intervención para resolver 17 conflictos agrarios en Puebla, mismos que se quedaron pendientes desde la reforma constitucional en 1993 cuando se da por concluido el reparto agrario. 

Armando Herrera Guzmán, dirigente en el estado de la Central Campesina Cardenista, informó que los campesinos salieron desde el domingo de sus comunidades del norte y sur del estado, la idea es estar presentes en la mañanera y ver la forma de entregar y leer el documento frente al presidente de la República. 

Indicó que los campesinos poblanos provienen de municipios como Francisco Z. Mena, Venustiano Carranza, Pantepec, Xicotepec, Izúcar de Matamoros, Chiautla de Tapia, Acatlán de Osorio, etc.  

Explicó que los 17 asuntos agrarios se refieren a la restitución y entrega de dos mil 500 hectáreas en diferentes municipios de la Sierra Norte y sur del estado, todos, dijo, son asuntos pendientes desde que en el gobierno de Salinas de Gortari se reformó la ley agraria en la que se establece el fin del reparto agrario, esto representó, señaló, eliminar el derecho a la tierra por parte de los campesinos de Puebla y el país. 

Cada expediente, indicó, habla de una superficie de tierra solicitada a la desaparecida Secretaría de la Reforma Agraria, transforma desde entonces en la Secretaría de Desarrollo Agrario Territorial y Urbano – SEDATU-, es la instancia que tiene que resolver las peticiones de los campesinos. 

Expuso que la decisión de ir a la Ciudad de México y buscar una entrevista con el presidente López Obrador es porque han pasado 27 años desde la reforma constitucional sin que se dé respuesta favorable a los campesinos poblanos que piden acceso a la tierra. 

Explicó que hay dos vías para que la SEDATU dé respuesta y solución a los conflictos, la expropiación o la compra de tierras, en total unas dos mil 500 hectáreas ubicadas en el norte y sur del estado. 

Recordó que la lucha por la tierra ha llevado al asesinato de campesinos como sucedió en el municipio de Pantepec a principios de los 80 cuando los caciques contrataron a pistoleros para desalojar a los campesinos.