Derivado de las fuertes lluvias registradas en Izúcar de Matamoros, no solo la creciente de rio mantiene en alerta a los habitantes, pues varias casas antiguas, negocios, iglesias y monumentos se han visto afectados por la humedad, lo que podría significar un riesgo para los ciudadanos ante un posible colapso.

Durante estos días en el municipio las lluvias no solo han puesto en riesgo los inmuebles, sino que también ha puesto en riesgo a los pobladores que viven cerca del río de Nexapa ya que algunas ocasiones crece por lo que podría afectar a ellos.

En la calle Benito Juárez se derrumbaron algunas bardas debido a la antigüedad de su construcción y deterioro de la estructura; por otro lado, en la avenida centenario se encuentra el arco de Santiaguito, en este se está desprendiendo el revoque debido a la humedad, además de otras construcciones que se encuentran en alerta por los riesgos que pueden presentar.

Algunos de los inmuebles ya estaban afectados desde el sismo que se vivió el 19 de septiembre de 2017 por lo que por ahora por las fuertes lluvias y la humedad se siguen deteriorando.

Dichos monumentos se encuentran en la zona centro del municipio, por lo que los pobladores hacen un llamado a las autoridades para supervisar la zona y atender los reportes, pues de esta manera se evitarían riesgos para los izucarenses que circular todos los días por esa zona.