Luego del impresionante incendio que se registró en los mares de Campeche el pasado 2 de julio, Petróleos Mexicanos (Pemex) informó a través de un comunicado que el incidente se originó por tormentas eléctricas y concentración de gas en la superficie marina.

Según el comunicado de prensa, difundido en redes sociales, Pemex explicó que, ante el incendio en la Sonda de Campeche, “no existió derrame de crudo y las acciones inmediatas para controlar el incendio en la superficie evitaron daño ambiental”.

El siniestro se registró sobre las cinco de la mañana, a unos 150 metros de la plataforma satélite KU-C del complejo petrolero Ku-Maloob-Zaap (KMZ), perteneciente a Pemex.

Señaló que las tormentas fueron el principal detonante, pues reportes climatológicos del 2 de julio anunciaron tormentas eléctricas con lluvias intensas en la zona de plataformas del activo Ku, “lo que ocasionó que salieran de operación los equipos de turbo compresión de gas los cuales son necesarios para la producción de los pozos”.

Además de destacar el papel que tuvieron las tormentas en el incendio, Pemex también aclaró que el gas fuera de la tubería salió del fondo del mar a la superficie, y por las descargas eléctricas y fuertes lluvias, provoco que se produjera el incendio en la superficie del mar”.

Después de 5 horas de maniobras para sofocar el siniestro, se pudo extinguir el fuego, luego de que cerraran la válvula submarina e inyectaron nitrógeno al gasoducto. Posteriormente Pemex inició con el programa de reparación definitiva de la línea de bombeo neumático afectado, y realizó el análisis más profundo para identificar la raíz de la fuga de gas en el ducto que combinado con la tormenta eléctrica provocaron el impresionante incendio en medio del mar.