Continúan los rescates y búsqueda de cuerpos que han surgido por el derrumbe que se vivió en un edificio de Miami, las jornadas cada vez son más dramáticas y las historias más tristes, tal es el caso del bombero de origen latino Enrique Arango.

Arango trabaja como bombero de la ciudad de Miami y ha realizado trabajos arduos en este accidente que ha dejado hasta el momento 22 muertos, entre ellos Stella Cattarossi, la hija de siete años de Arango.

Stella Cattarossi es el tercer niño en ser recuperado de los restos del edificio que se derrumbó el jueves 24 de junio en Surfside, cerca de Miami.

Además del padre de Stella su hermano, también bombero, se habían mantenido durante nueve días junto al edificio en una vigilia, y estaban allí cuando la noche del jueves sus compañeros encontraron el cuerpo de la pequeña.

En la última hora del jueves, hallaron a la niña sin vida, mientras siguen intentando encontrar a la madre de la pequeña -que tiene nacionalidad estadounidense-, a los abuelos, Graciela Ponce de León (de nacionalidad uruguaya) y Guido Cattarossi, y a la tía de la menor, Andrea Cattarossi, ambos argentinos.

La confirmación del triste hecho la hizo la alcaldesa de Miami-Dade, Daniella Levine Cava, y otros funcionarios que trabajan en la atención de la emergencia desde la semana pasada. Evitaron dar precisiones, por respeto y privacidad y, sobre todo, porque uno de ellos -el oficial Arango- había sido tocado del peor modo por el horror.