En medio de la pandemia, la cual ha dejado más de 127 millones de personas contagiadas y casi 3 millones de defunciones, un estudio publicado por la revista American Journal of Obstetrics and Gynecology, reveló que algunas de las vacunas contra el Covid-19 permiten a las mujeres embarazadas transmitir la inmunidad a sus bebés.

Un grupo de investigadores de Massachusetts realizó un estudio a un grupo de mujeres embarazadas, analizando cuál era su reacción a dos de las vacunas contra el coronavirus, la de Pfizer/BioNTech y la de Moderna. Las mujeres fueron vacunas durante el embarazo o la lactancia, comparándose su capacidad para producir anticuerpos específicos contra el virus, con la de mujeres que también habían sido vacunadas, pero no están embarazadas.

El análisis se enfocó a 84 mujeres embarazadas, 31 que estaban amamantando y 16 que no; cada una recibió dos dosis, posteriormente se les tomó una muestra de sangre, la que arrojo que tanto embarazadas como las que se encontraban lactando tenían una inmunidad sólida, a comparación con las que estaban vacunadas, pero no se encontraban embarazadas.

Los investigadores compararon esta respuesta de anticuerpos en mujeres embarazadas que habían contraído el virus de forma natural, lo que permitió demostrar que el nivel de anticuerpos producidos en respuesta a las vacunas excedía con creces los producidos en respuesta a infecciones naturales.

Se crea una inmunidad Pasiva

Especialistas destacan la importancia de que las mujeres embarazadas sean vacunas, pues al hacerlo proporcionan sus anticuerpos al bebé. Este fenómeno es conocido como inmunidad pasiva y ocurre cuando una madre infecta de forma natural o cuando es vacunada.

Los anticuerpos que produce se transmiten al feto a través de la placenta o por la leche materna.

Esto brinda protección al bebé contra enfermedades infecciosas, las cuales se pueden presentar aun cuando el producto está desarrollando su sistema inmunológico.