Redacción / Internacional.

Cárteles de la droga y traficantes de personas colocan distintivos, a quienes pagan por ingresar de forma ilegal a territorio estadunidense, según lo denuncian oficiales fronterizos.

Afirmaron que es una tendencia que va en aumento, ya que, a orillas del río Bravo, en la localidad de Peñitas, en Texas, aparecen cientos de pulseras de colores que les arrancan a los migrantes que buscan llegar a Estados Unidos, procedentes de México.

De acuerdo con la agencia Reuters, las bandas de plástico son rojas, azules, moradas, verdes o blancas y se identifican como “llegadas o entradas”, las cuales sirven para etiquetar a quienes pagaron el derecho de transitar en un territorio controlado por cárteles y son desechadas después de que los migrantes cruzan el río.

El vocero de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés), Matthew Dyman, aseguró que la información de esos brazaletes representa una multitud de datos que son utilizados por organizaciones de tráfico de personas, para medir el estatus del pago de una persona o su vínculo con grupos delictivos.