Hipólito Contreras / Puebla, Pue.

* En 1994, el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) sorprendió a los mexicanos, ya que utilizaron una forma muy activa e inteligente de los nacientes medios digitales

Los medios sociales por sí mismos no pueden generar movimientos pero son una plataforma idónea para su gestación, y las redes sociales tocan esferas del cómo vivimos con nuestros semejantes, cómo socializamos e incluso hasta cómo expresamos nuestro malestar social, afirmó el abogado Abelardo Cuellar.

Expuso que de acuerdo con un estudio publicado, un individuo actúa en las redes sociales movido por cuatro necesidades básicas: para satisfacer menesteres emocionales acerca de la propia percepción, para saber qué piensa un círculo social inmediato y de esa manera  construir o revalorar su imagen personal. 

Para mantener una interacción social con familiares y amigos, aunque en algunos casos sólo se dé a nivel superficial y de esa manera se mantiene un contacto que refresca sus relaciones personales.

Como un hábito de relajación o catarsis, por ejemplo, revisar las redes sociales durante un descanso en el trabajo y para construir una base de conocimientos, ideas o adicciones y ser alimentado de forma recíproca por iguales.

De esta manera, indicó, mantenemos un aprendizaje constante y reforzamos nuestra identidad en la medida que discutimos e intercambiamos información sobre nuestros gustos, aficiones o incluso hasta nuestras posturas políticas.

El estudio se pregunta si las redes sociales pueden generar movimientos sociales, o sólo son una especie de catarsis de los problemas que aquejan a la población.

Expuso que los medios sociales por sí  mismos no pueden generar movimientos pero sí son una plataforma idónea para su gestación ya que pueden canalizar la opinión pública, ampliar el alcance y difusión de las ideas, y sobre todo, unir a grupos que por su condición geográfica o ideológica se desconocían entre sí.

Comentó que en 1994, el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) sorprendió a los mexicanos, ya que utilizaron una forma muy activa e inteligente de los nacientes medios digitales a partir del uso de blog, páginas de internet y foros de discusión, lo que logró llamar la atención del mundo sobre el conflicto chiapaneco.