Voz Joven / Natali López 

La marcha del martes 25 en la ciudad de Puebla, fue un ejemplo de unión por parte de los estudiantes de la facultad de Medicina de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, que mostraron una organización y una real exigencia de justicia para los jóvenes asesinados en Huejotzingo. Después de esa marcha, lo que nunca se había visto fue la alianza entre alumnos de la BUAP y la UPAEP que, por sus antecedentes por diferencias ideológicas, era algo impensable, pero que ya es una realidad.

Los jóvenes universitarios han ido tomando fuerza conforme van pasando los días, incluso la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) mostró su apoyo y diferentes universidades del estado han expresado su respaldo, se han ido a paro y han gritado fuerte el reclamo de justicia. Estamos viendo un movimiento estudiantil muy transcendental para Puebla.

Hoy son otros tiempos, con una generación de jóvenes que están mostrando que no tienen miedo de exigir seguridad, de ir con las autoridades, de salir a las calles, incluso de quedarse a dormir afuera de sus facultades, es algo que hay que reconocer.

Ya está en puerta una megamarcha pacífica para el próximo 5 de marzo, que invita a todas las universidades a participar por una Puebla y México seguros, la cual, si se realiza con el volumen de apoyo que se ha visto hasta ahora, podría ser las más grande en la historia de Puebla.

En esta situación, la sociedad poblana se encuentra observando el movimiento, en donde durante las marchas los jóvenes les mandan un mensaje con la concigna: “Señor, señora, no sea indiferente, se matan estudiantes en la cara de la gente”; sería interesante que la sociedad también se sume a este movimiento.

Solo espero que no se aprovechen grupos políticos, que quieran “apoyar”, porque no se merecen ser utilizados los estudiantes con el fin de politizar el tema; mucho menos que se lleguen a infiltrar personas a la marcha para desestabilizar el movimiento y termine en agresión a los estudiantes.

Están haciendo temblar a las autoridades del estado. Sería bueno preguntase, ¿por qué hace unos días cambiaron al titular de la Secretaría de Seguridad Publica?; eso casi nadie lo notó. 

Otra pregunta ¿Qué harán las autoridades estatales para solucionar o calmar los ánimos de los estudiantes?

Habrá que recordar que el gobernador se reunió el pasado martes con representantes estudiantiles de la BUAP, al término de su marcha, en Casa Aguayo, en donde se acordó mayor seguridad en sus facultades; sin embargo, eso no fue aceptado por los jóvenes.

Para el mismo día de la megamarcha, está programada una reunión entre el gobernador y los rectores de varias universidades de Puebla. 

Sin duda es un movimiento estudiantil muy impresionante, en el cual se deja ver organización y unión. Los jóvenes se encuentran hartos de ser víctimas de la inseguridad del estado; tienen derecho de salir y expresar su sentir; por esto, la próxima marcha, estoy segura, está haciendo temblar a toda Puebla.