** El viernes pasado, miembros de la caravana migrante rompieron el cerco de seguridad que les impedía el paso a territorio mexicano **

Natalie López/Ciudad de México. 

Miles de migrantes de Honduras, Guatemala y El Salvador buscan cruzar la frontera de México para ir en busca del sueño americano debido a las condicionesde pobreza e inseguridad que viven en su país, generando un ambiente tenso en los límites del sur del país. Esto a pesar de las repetidas amenazas del presidente Donald Trump de no dejarlos entrar.

El pasado viernes, integrantes de la Caravana Migrante rompieron el cerco de seguridad desplegado en la frontera con Guatemala para impedir su acceso a México y después del medio día empezaron a entrar masivamente a tierra azteca.

Ante esto, los presidentes de Guatemala, Jimmy Morales, y de Honduras, Juan Orlando Hernández, hablaron por teléfono con su homólogo mexicano, Enrique Peña Nieto, para coordinar el plan migratorio que atenderá a los miles de migrantes hondureños.

A partir de la reunión, entre los tres gobiernos están definiendo “la asistencia humanitaria y el retorno ordenado de los migrantes que se encuentran en la frontera Guatemala-México”.

Peña Nieto dijo que no permitirá ingreso irregular en México

El presidente de la República, Enrique Peña Nieto advirtió que México no permite ni permitirá el ingreso a su territorio de manera irregular, mucho menos de manera violenta: “el ingreso violento al país no sólo atenta contra nuestra soberanía, también pone en riesgo a los propios migrantes, especialmente niños, niñas, mujeres y adultos mayores”.

Indicó que con base en el marco legal, los elementos de seguridad federales contuvieron a ese contingente y restablecieron las condiciones de orden y señaló que los integrantes de la caravana, quienes viajan desde Centroamérica, podrán solicitar el ingreso por las vías que establecen las leyes mexicanas y el derecho internacional.

Donald Trump ofreció 20 millones de dólares

Tras la entrada paulatina de miles de migrantes al territorio nacional, el secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, sostuvo que el gobierno de Estados Unidos, encabezado por Donald Trump, ha ofrecido 20 millones de dólares para frenar la llegada de caravanas de personas indocumentadas al país.

El funcionario aseguró que el gobierno norteamericano ha solicitado medidas migratorias enmedio de una coyuntura política, previa a las elecciones del próximo 6 de noviembre en Estados Unidos.

“No lo hemos aceptado (el muro de Trump), por eso ha sido tan ríspida la relación con el gobierno norteamericano porque ellos solicitaban cosas que el país, desde luego, no iba  aceptar (…) como que detuviéramos las caravanas migrantes y estuviéramos haciendo deportaciones masivas, incluso llegaron a ofrecer dinero, 20 millones de dólares, para que los pudiéramos utilizar en ese propósito y el gobierno mexicano les dijo con claridad que no aceptamos ni medio centavo de dólar”, respondió.

“Preferimos morir aquí”

En la frontera se reunieron periodistas nacionales e internacionales; al ser entrevistados, los migrantes, dijeron que “preferían morir” ahí mismo que regresar a Honduras, en donde “no hay ningún futuro”.“Esto no es un movimiento político, todo es un invento, venimos buscando trabajo y comida, nosotros solo queremos trabajar”, aseguraron los migrantes.

Al ser cuestionados sobre sus planes una vez que lograran ingresar al territorio mexicano, hubo quien aseguró que estaría un tiempo en nuestro país para poder seguir su camino hasta Estados Unidos pero también hubo casos de personas que señalaron que pretendían quedarse en México a buscar trabajo.

Ante el ingreso de miles de migrantes al país, el gobierno de Chiapas puso en marcha nueve albergues para atender a los migrantes pero se cree que el espacio no será suficiente para las miles de personas.

El gobierno de Chiapas dio a conocer que dispuso acciones en coordinación con el gobierno federal y las autoridades migratorias mexicanas para proteger los derechos humanos de los migrantes centroamericanos que viajan en la caravana, como son los albergues para brindarles atención médica y alimentos, particularmente a menores y mujeres embarazadas, al igual que asistencia jurídica.