De acuerdo con el Colectivo PES0, pese que durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, el gobierno federal recibió ingresos totales cada vez mayores, redujo su gasto en inversiones físicas, salud y educación.

En 2016, por ejemplo, el gobierno recabó cerca de 4 billones de pesos, un 27 por ciento más que en 2012. En el mismo lapso, el gasto asignado en inversiones físicas cayó, del 4.3 por ciento al 2.6 por ciento del PIB; el de Educación se contrajo de 3.6 por ciento a 3.2 por ciento y el de Salud disminuyó de 2.8 por ciento a 2.5 por ciento.

Según las organizaciones, “el futuro no se vislumbra mejor”: en los últimos cinco años, la deuda nacional se disparó en cerca de un 10 por ciento mientras que el gasto en pensiones acaparó nueve de cada diez pesos recaudados por concepto del IVA.

Lo anterior se debe a la “ausencia de previsión, evaluación y discusión fiscal”, observó el colectivo, al deplorar que cada año los diputados aprueban los proyectos de presupuesto “poco realistas” que les presenta la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Estos proyectos subestiman los ingresos que recibirá el gobierno federal y con ello generan “ingresos adicionales”, que las autoridades gastan de manera discrecional, “sin garantizar que se utilicen exclusivamente en el pago de la deuda o en inversión”.

“Aunque la Constitución otorga amplias facultades al Congreso para fungir como contrapeso en materia fiscal, los legisladores no han cumplido con sus atribuciones”, señaló el colectivo.

Por ello, urgió a la conformación de un Consejo Fiscal, que serviría como “contrapeso en materia fiscal” y concentraría el análisis y la evaluación de la política fiscal en “un solo centro de estudios apartidista y con capacidad técnica en el Poder Legislativo Federal”.

En concreto, propone fusionar el Centro de Estudios de las Finanzas Públicas (CEFP) y el Instituto Belisario Domínguez –los centros de análisis presupuestario de la Cámara de Diputados y del Senado, respectivamente–, para “desempeñar análisis, seguimiento y evaluación objetivo y serio de la política de gasto, ingresos y deuda”.